lunes, 13 de abril de 2009

NEGOCIACIONES ENTRE EL PARTIDO OBRERO, EL MAS, IZQUIERDA SOCIALISTA Y EL PTS

Las fuerzas que dialogan para armar una coalición electoral plantean “una alternativa a los candidatos del ajuste”, donde agrupan al oficialismo y el resto de la oposición. El PO y el MST-Nueva Izquierda son los únicos que ya lanzaron candidaturas.



Por Adriana Meyer

La izquierda empezó a calentar motores para competir en las elecciones del 28 de junio, aunque preclasificada lejos de la pole position. El Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST-Nueva Izquierda) fue el primer partido que lanzó candidaturas. A la de Vilma Ripoll como diputada nacional ahora sumó la de Alejandro Bodart, como postulante a legislador porteño. Ayer se sumó la definión de postulantes por el Partido Obrero (ver aparte). Mientras tanto, Izquierda Socialista (IS), sector que se abrió del MST en 2006, continúa en diálogo con el PO, el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) y el Movimiento al Socialismo (MAS) para conformar un “frente de izquierda”. Pero aún no lograron acuerdos.
En coincidencia con la Pascua, Ripoll y Bodart estuvieron en la recuperada fábrica de chocolate Arrufat. “Esta empresa es un ejemplo de cómo los trabajadores son capaces de enfrentar la crisis y pelear por sus fuentes de trabajo”, dijo la dirigente, entre huevos adornados con celofán de colores. Bodart, que se presenta por primera vez como candidato, declaró: “Nuestras bancas socialistas fueron, son y serán herramientas para defender el salario, el empleo y los reclamos sociales”.
El flamante candidato tiene 45 años, es periodista político especializado en temas internacionales y director de la Revista de América, además de asesor de Patricia Walsh en la Legislatura. Página/12 le preguntó si piensa que tiene posibilidades reales de obtener una banca. “Reflejamos un sector que creció en el último tiempo, perforamos el piso de la izquierda tradicional, sobre todo Vilma, de modo que tenemos expectativas. Pero luego entran los candidatos que tienen recursos económicos, que quieren imponer que hay tres proyectos diferentes que, en realidad, son muy parecidos, el del Gobierno, el de Macri y el peronismo crítico y el de la Coalición Cívica-UCR.” Consultado sobre si las numerosas variantes de centroizquierda que hay en Capital les restan posibilidades, respondió que no, porque “van a funcionar como colectoras del kirchnerismo, como ya pasó cuando terminaron apoyando a (Daniel) Filmus. Se pelean porque ya no es negocio mostrarse apoyando al Gobierno, y por esas razones hace falta una clara voz de izquierda”. De todos modos, admitió que “lo electoral no es nuestro terreno”. Entonces, ¿cuál es? “Nos movemos más en los sectores de los trabajadores, del subte, de fábricas como Arrufat, con los docentes, pero nos presentamos para difundir nuestras ideas, y no somos una fuerza testimonial como el resto de la izquierda, tenemos experiencia parlamentaria.”
Hace tres años, un sector del MST se escindió para conformar Izquierda Socialista. Uno de sus dirigentes nacionales es José Castillo. Consultado sobre este momento electoral, dijo: “Estamos haciendo un llamado urgente para conformar un frente de izquierda en las próximas elecciones, porque la unidad de la izquierda ofrecería una alternativa a los candidatos del ajuste representados en el peronismo de los Kirchner, el peronismo disidente, Macri, Carrió y la UCR, que lo único que ofrecen es seguir descargando la crisis sobre las espaldas de los trabajadores”. A criterio de este profesor universitario y economista, el punto programático común es “que la crisis la paguen los empresarios, banqueros y terratenientes”. Una forma concreta de afrontar los efectos de la crisis internacional que plantean desde IS es el proyecto de ley de su diputada por Córdoba, Liliana Olivero, que prohíbe despidos y suspensiones, reparte horas de trabajo sin afectar el salario y plantea pasar al Estado, bajo control obrero, toda empresa que cierre o despida. La intención de IS es darle alcance nacional a esta propuesta, que es apoyada por la CTA de Córdoba. “IS pondrá todo su esfuerzo y voluntad hasta el día de cierre de las alianzas para que se conforme un frente. No hay que regalarles a los Macri, Solá, De Narváez o Carrió el repudio masivo que los trabajadores van a expresar electoralmente con el gobierno de los Kirchner”, agregó Castillo.
Desde el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), los dirigentes José Montes y Christian Castillo también sostuvieron que están llamando a conformar un “frente anticapitalista, de los trabajadores y la izquierda, que levante un programa obrero y socialista para que la crisis la paguen los capitalistas y para enfrentar a las distintas variantes del régimen, tanto el oficialismo kirchnerista como de sus opositores patronales del panradicalismo y del PRO-peronismo”. El PTS pretende también diferenciarse de las “distintas variantes de centroizquierda y de la izquierda sojera conformada por el MST y el Partido Comunista Revolucionario (PCR). Según expresaron Montes y Castillo, “más allá de la coyuntura electoral, hay que abrir una amplia discusión en las organizaciones de la clase trabajadora, empezando por los sindicatos combativos y la CTA, a la vez que impulsar un frente único de las organizaciones obreras para enfrentar los ataques de los empresarios y los gobiernos nacional y provincial”. Con esta perspectiva, están discutiendo con el PO, el MAS e IS, pero precisaron que “lamentablemente hasta el momento el PO ha mostrado que no tiene voluntad real de hacer un frente porque propusieron que quienes encabecen las tres principales candidaturas sean miembros de su organización”. Los referentes del PTS aclararon que esa propuesta fue rechazada por el resto de las fuerzas, que se niegan a “hacer campaña por los candidatos del PO”. Y, en caso de no llegar tampoco a un acuerdo con el MAS e IS, presentarán candidatos propios.
Héctor “Chino” Heberling, del MAS, ratificó que su partido participa de estos encuentros y destacó que para ellos es imprescindible que ese frente sea “obrero e independiente, porque los trabajadores no debemos apoyar a ningún bando patronal”. A modo de ejemplo mencionó el caso del PCR, que se negó a que figurara denunciada la Sociedad Rural como promotora y beneficiaria del golpe militar del ’76 en el documento leído en el último acto en Plaza de Mayo. Heberling les propuso a sus compañeros de los demás partidos que dieran una “real imagen de un frente”, ocupando cada uno una cabeza de lista. Es decir, sugirió que el PO, el PTS y el MAS eligieran a quiénes de sus dirigentes poner como candidatos a primer diputado nacional, provincial y a legislador porteño. Hasta ahora sin definiciones, el diálogo seguirá esta semana.
//



Permalink:http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-123131-2009-04-13.html

Parte de la entrada que estará a la vista





Si has encontrado útil este artículo puedes compartirlo desde tu blog, página Web o foro.




No hay comentarios.: